Mascarilla sin sulfato

Utilizar una mascarilla sin sulfatos es una excelente alternativa cuando se trata de cuidar tu cabello, después de varios años maltratado y sin vida. En conjunto con los shampoos sin silicona y sin parabenos, la mascarilla sin componentes de sulfatos es lo que mejorará la salud tanto del cabello, como del cuero cabelludo.

 

Si bien, los sulfatos son utilizados como aditivos de los shampoos y las mascarillas tradicionales para hacer espuma y hacer ver que hay una máxima higiene en el cabello. Sin embargo, ya se ha demostrado que son mejores detergentes capilares ya que están libres de sales y son totalmente neutrales para cuidar todo el cuero cabelludo.

Prestando atención, cada mascarilla sin sulfatos va sirviendo para recuperar la salud del cabello, dejándolo completamente carente de sales y con una higiene certificada dermatológicamente. El funcionamiento de este tipo de mascarillas va centrándose específicamente en retirar la grasa de la piel del cuero cabelludo y sin tener ningún tipo de efecto rebote.

¿Por qué usar una mascarilla sin sulfatos?

Generalmente, la ausencia de grasa en el cuero cabelludo provoca la máxima producción de la misma para así intentar recuperar la piel hidratada de esta parte. Pero al repetir el uso de la mascarilla sin sulfato día a día conseguirás dejar tu cabello en una tendencia neutral y con una raíz sana y fuerte.

Olvídate de utilizar los champús tradicionales que contienen altas cantidades de sulfatos y que van desperfeccionando la estructura capilar, dejando todo el pelo maltratado y con una apariencia seca y sin vida, a diferencia de lo que ejecuta la mascarilla sin sulfatos y todos sus efectos reconfortantes del pelo.

Lo mejor para tu cabello siempre es alejarlo de los sulfatos en general, así como de los productos con siliconas y parabenos, que son los que destruyen la fibra capilar desde la raíz a la punta pero varían en intensidad y agresividad.

Leave a Reply